Pag:  1 2 3 4 5 6   
Número 44
No es solamente fútbol

No le faltaba razón a Albert Camus cuando razonaba “porque, después de muchos años…

Número 43
Los tiempos están cambiando

Una de las composiciones más conocidas del reciente Premio Nobel de Literatura se titula “los…

Número 42
Sobre la exposición a los medios de comunicación

Estamos asistiendo en los últimos tiempos a una masiva aparición de la Abogacía del Estado…

Número 41
Times they are a changing

Viene del recuerdo la letra de la vieja canción de Bob Dylan, escrita en 1962, en la que reclamaba a…

Número 40
Felipe VI

La fotografía que acompaña a estas líneas recoge el momento en el que, quien por entonces…

Sitio web patrocinado por:



Número 26
octubre a diciembre 2009

Abogados del Estado en responsabilidades directivas

Afrontamos el último trimestre del año envueltos en plena crisis económica, que otros llaman financiera, otros de valores e incluso de liderazgo. Lo cierto es que en épocas como la que ahora nos toca vivir, es un motivo de orgullo apreciar cómo se llama, desde muy diversos sectores, a la necesidad de una mayor profesionalidad de la Administración y de que funcionarios especialmente cualificados asuman altas responsabilidades tanto de control como de gestión.

Los Abogados del Estado tenemos la fortuna de ser herederos de una gran tradición de honradez y saber hacer como altos funcionarios de la Administración General del Estado. En épocas de aguas mansas esto suele verse traducido en la asunción de responsabilidades directivas, honor que por excepción se refuerza en tiempos convulsos como los que presenciamos.

Esta es la razón por la que se asoman a esta publicación compañeros que han asumido estas responsabilidades directivas en contextos en los que quizá la comodidad pudiera llamar a cumplir otras funciones y, sin embargo, la vocación por el mérito y el esfuerzo les obliga a aceptar tan altas responsabilidades. Además, no sólo es el Estado el que nos brinda el honor de ser llamados a ocupar estas funciones, también instituciones de la Unión Europea han valorado la capacidad, el esfuerzo y la trayectoria de nuestros ilustres compañeros, en puestos de gran relevancia dentro de la organización judicial europea; puestos que han desempeñado y desempeñan con un grado altísimo de profesionalidad e independencia. Esta tarea, unida a la de otros y en un sentido cada vez más trascedente en el plano internacional hace que también se hable del Abogado del Estado en este ámbito. La brecha que ellos abren nos obliga a convertir su experiencia personal en camino de tránsito ordinario, reconociendo el inmenso mérito que se debe a los pioneros.

Por lo demás, esta Revista continúa con la permanente vocación de que cada número tenga su interés singular mediante su plena apertura a las colaboraciones que puedan permitir hacer de la misma un foro útil, serio y entretenido no sólo para los Abogados del Estado sino para todo aquél que tenga la posibilidad de recibirla. Para ello, desde aquí, nuestro ofrecimiento a todos los lectores de sus páginas a que participen en la misma aportando sus opiniones, artículos o cualquier otra forma de colaboración. La Revista pretende ser una tribuna abierta para los Abogados del Estado y para todos aquéllos que de forma más o menos directa tenga un contacto con nuestra siempre digna profesión en el ejercicio diario de sus funciones.

Esperamos haber alcanzado este objetivo en este número.