Pag:  1 2 3 4 5 6   
Número 45
El imperio de la Ley

Suelen caracterizarse los períodos estivales y postvacacionales por una suerte de ausencia de noticias…

Número 44
No es solamente fútbol

No le faltaba razón a Albert Camus cuando razonaba “porque, después de muchos años…

Número 43
Los tiempos están cambiando

Una de las composiciones más conocidas del reciente Premio Nobel de Literatura se titula “los…

Número 42
Sobre la exposición a los medios de comunicación

Estamos asistiendo en los últimos tiempos a una masiva aparición de la Abogacía del Estado…

Número 41
Times they are a changing

Viene del recuerdo la letra de la vieja canción de Bob Dylan, escrita en 1962, en la que reclamaba a…

Sitio web patrocinado por:



Número 33


Tiempos de cambio, una vez más

Surge este número en plena época de expectativa ante la aparente transición. Debemos, en consecuencia y sin falsa humildad, decir lo que pasará. Probablemente cambiará el Gobierno, probablemente el cambio en la cabecera de Justicia dará lugar al cambio en su organigrama y por tanto en la Abogacía General. Probablemente llegará un nuevo Abogado General del Estado y probablemente todos sabíamos quién iba a ser antes de su nombramiento entre una pléyade de hipotéticos candidatos aunque antes nadie lo dijera abiertamente. Probablemente, al día siguiente de estos cambios, nadie habrá cambiado la fecha de la vista en el Juzgado y a nadie le habrán retirado esa petición de informe consistente en resolver ese asunto acerca de un patrimonio yacente por todos discutido, en época remota expropiado y por unos extraños disfrutado. Nadie nos habrá cambiado la hora del despertador, nadie nos habrá quitado el atasco o el desayuno matutino –esto va por “territorios” y por caracteres–, nadie nos habrá dado la plaza anhelada ni cesado de la plaza discutida. Para casi todos, el cambio tendrá el mismo efecto resonante de la caída del árbol en la fría estepa siberiana sobre un úrsido en peligro de extinción –que no digo que no exista esta posibilidad, pero mientras no me toque no lo buscaré en la Wikipedia o enciclopedia, esto también, según caracteres–.

En definitiva, a casi nadie nos pasará nada ¿para qué preocuparse? Y sin embargo lo hacemos, lo hacemos porque nos importa, nada más. Nos preocupa porque somos un colectivo, un Cuerpo más que centenario que ha subsistido en todo tipo de climas políticos, regímenes democráticos y de los otros, movimientos ministeriales de adscripción, incompatibilidades, atribución y eliminación de competencias... y siempre hemos estado allí, preocupándonos y trabajando porque la agenda no nos la cambian, porque los problemas del Estado necesitan asistencia jurídica y porque algo de Estado somos o al menos le servimos. Mis condolencias a los úrsidos de la fría Siberia si es que existen.