Pag:  1 2 3 4 5 6   
Número 44
No es solamente fútbol

No le faltaba razón a Albert Camus cuando razonaba “porque, después de muchos años…

Número 43
Los tiempos están cambiando

Una de las composiciones más conocidas del reciente Premio Nobel de Literatura se titula “los…

Número 42
Sobre la exposición a los medios de comunicación

Estamos asistiendo en los últimos tiempos a una masiva aparición de la Abogacía del Estado…

Número 41
Times they are a changing

Viene del recuerdo la letra de la vieja canción de Bob Dylan, escrita en 1962, en la que reclamaba a…

Número 40
Felipe VI

La fotografía que acompaña a estas líneas recoge el momento en el que, quien por entonces…

Sitio web patrocinado por:



Número 34


Sobre la confianza y la superación

Toda transición obedece a un cambio y todo cambio genera expectativas mas cercanas a veces al sueño de ganancia que a la efectiva realidad. Todo cambio origina turbulencias y toda turbulencia inseguridad. Todo pasará. La seguridad se asentará. La información dejará de estar sesgada o al menos el sesgo se podrá identificar. Al final la humanidad socializada en forma de ciudadana, sabe sobreponerse a los pesares, las tragedias y mucho más aún a las turbulencias.

Cae en mi memoria aquello que dijo H.G. Wells en La Guerra de los Mundos: “Los gérmenes de las enfermedades han atacado a la humanidad desde el comienzo del mundo, exterminaron a muchos de nuestros antecesores prehumanos desde que se inició la vida en la Tierra. Pero en virtud de la selección natural de nuestra especie, la raza humana desarrolló las defensas necesarias para resistirlos. No sucumbimos sin lucha ante el ataque de los microbios, y muchas de las bacterias –las que causan la putrefacción en la materia muerta, por ejemplo– no logran arraigo alguno en nuestros cuerpos vivientes. Pero no existen las bacterias en Marte, y no bien llegaron los invasores, no bien bebieron y se alimentaron, nuestros aliados microscópicos iniciaron su obra destructora”

Hemos superado cracks financieros, guerras mundiales, civiles y frías, crisis del petróleo, etc, superaremos ahora como siempre, crisis de liderazgo, hipotecas subprime o la deuda pública, que no es otra cosa sino el préstamo que debemos pagar entre todos. Lo superaremos porque el afán por conseguirlo se encuentra en el propio germen de nuestra sociedad y de nuestra economía. El Estado del Bienestar no es la obra artificial de un grupo de talentosos gobernantes, es fruto del deseo de la voluntad de eso a lo que ha evolucionado el ser humano empeñado en vivir en sociedad como es el ciudadano.

De esta turbulencia saldremos los ciudadanos por aquello que hacemos todos los días como es querer vivir bien, querer bien a nuestras familias y querer el bien de aquéllos que están en peor situación.

De momento hace frío y hace falta que llueva ¿alguien duda de que no vendrán las lluvias y el calor?