Pag:   1 2 3 4 5 6 7 8 9  
Número 30
octubre a diciembre 2010 De obligaciones y méritos

Hablar de mérito en la función pública entendida en el más digno sentido de servicio…

Número 29
julio a septiembre 2010 Creencias, sentimientos y virtudes

Decía Émile Durkheim que el conjunto de creencias y sentimientos comunes al término medio…

Número 28
abril a junio 2010 Tiempos de crisis

Dicen muchos doctos en materia de “tiempos de crisis” que la única manera real y efectiva…

Número 27
enero a marzo 2010 Un agradecimiento y un recuerdo

Lanzamos este nuevo número trimestral de la Revista de la Asociación de Abogados del Estado,…

Número 26
octubre a diciembre 2009 Abogados del Estado en responsabilidades directivas

Afrontamos el último trimestre del año envueltos en plena crisis económica, que otros…

Sitio web patrocinado por:



Número 40


Felipe VI

La fotografía que acompaña a estas líneas recoge el momento en el que, quien por entonces era S.A.R. el Príncipe de Asturias, recibió en audiencia a tres promociones del Cuerpo de Abogados del Estado: 2008, 2009 y 2011, acompañadas del Sr. Ministro de Justicia y la Abogada General del Estado.

La instantánea tiene, para los compañeros que participaron en ese acto, la misma significación que otras fotografías tomadas en años anteriores con ocasión de la tradicional recepción en el Palacio de La Zarzuela de las promociones recientemente incorporadas al Cuerpo de Abogados del Estado: el momento festivo propio de la alegría de haber aprobado la oposición junto con el honor enorme de ser reconocido por la más alta Magistratura del Estado como integrante de un colectivo con inquebrantable vocación de servicio a España.

Hoy recobramos esta fotografía por la importancia adicional de su actualidad. La audiencia fue presidida por S.A.R. el Príncipe de Asturias sustituyendo por primera vez a S.M. El Rey Don Juan Carlos I, a quien un accidente que le obligó a faltar de esta tradicional deferencia y distinción para con el Cuerpo de Abogados del Estado. Tan excepcional fue que todos los medios de comunicación social dieron cuenta de este acto.

Representa, vista desde hoy, el arranque de un proceso de cambio al frente de la Jefatura del Estado, y es un honor para el Cuerpo de Abogados del Estado en general y para los integrantes de estas tres promociones en particular haber sido distinguidos por quien hoy es S. M. El Rey Felipe VI. También porque el Jefe de su Casa sea nuestro compañero Jaime Alfonsín Alfonso.

Desde esta Asociación deseamos a S.M. El Rey Don Felipe VI el mayor de los aciertos en la tarea que afronta y que le ha correspondido iniciar en una época tan necesitada del ejercicio de las funciones que constitucionalmente tiene encomendadas.

Los Abogados del Estado lo son dentro de España de la Administración del Estado, pero fuera lo son del Reino, del Estado en su conjunto como única persona jurídica de Derecho Internacional. Y Su Majestad el símbolo de la unidad y la permanencia de esta antigua pero vital nación.