Pag:   1 2 3 4 5 6 7 8 9  
Número 24
enero a marzo 2009 El EEES, una realidad inminente

Se asoma a estas humildes páginas presidiéndolas y en plena actualidad tras la reestructuración…

Número 23
octubre a diciembre 2008 30 años de nuestra Constitución

Este número sirve para celebrar principalmente los treinta años de vigencia de la Constitución…

Número 22
julio a septiembre 2008 Tiempo de crisis

Durante muchos años, los pensadores más críticos con las conclusiones de Fukuyama y su ya famosa obra El fin…

Número 21
abril a junio 2008 La modernización de la Justicia

La modernización de la Justicia ha de ser una de las prioridades para la legislatura recién comenzada. El gran…

Número 20
enero a marzo 2008 Nuevos Tiempos

Parece que el tiempo pasa despacio, sin interrupciones, en un suave continuo, cuando de repente nos asalta el…

Sitio web patrocinado por:



Número 44


No es solamente fútbol

No le faltaba razón a Albert Camus cuando razonaba “porque, después de muchos años en que el mundo me ha permitido variadas experiencias, lo que más sé, a la larga, acerca de moral y de las obligaciones de los hombres, se lo debo al fútbol”. Cualquiera que haya tenido la suerte de poder practicar un deporte, bien sabe lo certero del razonamiento de Camus. Principios básicos, como el de respetar las normas y el adversario, saber ganar y saber perder, esforzarse sin saber el resultado o tomar conciencia de que la propia pereza condena a tu equipo, se aprenden día a días gracias a este deporte. Principios todos ellos que dicho sea de paso, bien hacemos en recordar para el ejercicio diario de nuestra profesión como Abogados del Estado.

Ante la grandeza de este deporte, al que podrían asimilarse cualesquiera otros que participan de estos principios, debe exigirse a quienes lo practican un mínimo rigor en su comportamiento, dentro del terreno de juego y en sus declaraciones públicas. Son ellos quienes tienen el deber moral de hacer respetar un deporte del que tanto se puede y se debe aprender. Sin embargo, desgraciadamente, en tiempos recientes se ha perdido buena parte de ese espíritu, amplificándose sobremanera cualquier cuestión que pueda tener algo que ver con este deporte y, lo que es peor, dando verdadera carta de naturaleza a declaraciones que son ajenas a la esencia del juego, que tanto enseñó al gran Camus.

Ante este fenómeno expansivo del fútbol, solamente pueden adoptarse dos posturas. La primera, acrítica, es asumir que las cosas son así y que no merece la pena intentar explicar determinados comportamientos o situaciones. La segunda, más acorde con los valores que inspiran nuestro Cuerpo, debe ser la de contestar, sin responder, a quienes puedan atacar nuestra función empleando para ello el magnífico altavoz que les proporciona este deporte.

Desde la Asociación, entendemos que debemos seguir esta segunda línea. Cuando se pretende atacar nuestra labor, desde afirmaciones inverosímiles, debemos contestar, explicando didácticamente nuestra función y valores, que deben estar muy por encima de las manifestaciones públicas que pueda realizar quien, sin saber, quiere adoctrinar sobre algo tan serio en nuestro país como es el ejercicio de la acción penal. No se trata de responder, entrar en debates o salir de nuestro hábitat natural, que preside nuestro día a día en los tribunales de justicia o en funciones consultivas. Se trata, en suma, de aplicar una de las reglas esenciales de este deporte. Ante un ataque, hay que defenderse, respetando las reglas y sabiendo que en este caso, como debería ocurrir en posibles y futuros eventos, nuestra respuesta es necesaria para no perder nuestro partido: la defensa de la legalidad y de la honestidad de nuestra función. Asumamos todos que este partido tenemos que ganarlo y que siempre jugaremos mejor juntos que separados. No es solamente fútbol.